¿Por qué Roma se convirtió en un imperio?

En primer lugar, es necesario aclarar qué se entiende por la palabra ‘Imperio’, porque la palabra tiene dos significados diferentes. Una es la del gobierno estatal sobre grandes extensiones de territorio con una amplia variedad de pueblos. Usando esa terminología, la República romana tardía era un imperio, ya que gobernaba gran parte del Mediterráneo. La otra es la forma de gobierno con un Emperador como gobernante absoluto; Roma se convirtió en un ‘Imperio’ en el 27 a. C., con Augusto convirtiéndose en Princeps (aunque oficialmente Roma todavía era una República)

Ahora que esto se ha aclarado, responderé cómo Roma se convirtió en un Imperio tanto en el primer como en el segundo sentido de la palabra:

Expansión imperial romana:

Roma logró crear un Imperio debido a una multitud de factores, el más importante de ellos fue su sistema político y sus reservas de mano de obra.

La naturaleza de la República romana fomentó tanto el consenso entre las élites con respecto a la rotación de las principales familias en el poder (cuando este consenso se derrumbó durante el último siglo de la República, la forma republicana de gobierno se derrumbó) y la competencia entre los aristócratas. Los aristócratas romanos necesitaban Auctoritas, prestigio que les daba autoridad (política). Esto fue especialmente cierto para los cónsules que solo tenían un año para hacer algo grandioso. A los generales victoriosos se les otorgaría un triunfo y se los trataría como si fueran un Dios ese día.

Como tal, el estado romano era extremadamente guerrero incluso para los estándares antiguos. Fue a la guerra casi todos los años desde los 350. Mientras Aníbal todavía estaba asolando Italia, los romanos estaban dispuestos a enviar fuerzas armadas para hacer campaña contra los macedonios (Primera Guerra de Macedonia – 214–205 a. C.). Esta disposición de los romanos a hacer la guerra (principalmente debido a razones domésticas y la naturaleza de la política romana) les dio ventaja sobre sus oponentes.

Una segunda ventaja que tenían los romanos era su reserva de mano de obra. La mano de obra puede ser muy importante para un estado imperial en expansión. Los romanos, en sus conquistas, esclavizaron a muchos pueblos y los utilizaron para el trabajo manual, liberando así a los granjeros romanos para el servicio militar que de otro modo estarían trabajando. Más de unos pocos de esos esclavos fueron finalmente liberados y se les concedieron algunos derechos políticos (libertos). Los romanos, a diferencia de los atenienses y otras ciudades estado griegas, también estaban dispuestos a otorgar la ciudadanía romana o latina a los extranjeros. Esto significaba que el cuerpo ciudadano se expandía constantemente, aumentando así el número de soldados potenciales.

Esta ventaja en mano de obra permitió a los romanos resistir las aplastantes derrotas que sufrieron cuando Aníbal invadió Italia. Según las estimaciones antiguas y modernas, más de 300,000 romanos fueron asesinados en la Segunda Guerra Púnica. Otro estado habría quedado paralizado por tal pérdida de mano de obra (piense en los espartanos; su poderío militar fue aplastado para siempre debido a la falta de ciudadanos que pudieran servir como soldados). Sin embargo, los romanos lograron seguir enviando ejército tras ejército y eventualmente no solo sobrevivieron y ganaron la guerra, sino que pudieron expandirse en el Mediterráneo oriental.

Por último, pero no menos importante, el ejército romano jugó un papel importante en el éxito de los romanos; Los romanos tenían mejor logística, organización y disciplina que sus oponentes. Las legiones eran mucho más flexibles como unidad militar que la falange que usaban los griegos (por lo tanto, las aplastantes derrotas que sufrieron a manos de los romanos). Los romanos también estaban dispuestos a adaptarse; así su creación de una gran armada durante la Primera Guerra Púnica para derrotar a Cartago. Cabe señalar, sin embargo, que sin el sistema político y las reservas de mano de obra que tenían los romanos, es poco probable que hubieran ido tan lejos como lo hicieron; El ejército romano era bastante bueno, pero no lo suficientemente bueno como para asegurar la expansión imperial por sí solo.

Roma se convierte en un régimen imperial:

La República romana se derrumbó y se convirtió en un régimen imperial debido en gran parte a su sorprendente éxito.

Las constantes guerras en el extranjero y la necesidad de hacer campaña en territorios lejanos (como Asia Menor e Hispania) cuando la República Romana entró en la Palabra helenística y las provincias anexas llevaron a la devastación para los granjeros que constituían la mayoría de las tropas: sus granjas no se cultivaban mientras Los grandes terratenientes que utilizan mano de obra esclava los sacaron del negocio. Esto condujo a disturbios sociales (como el intento de reforma de los Gracchi y la violencia que siguió).

Cayo Mario, un general romano, resolvió parcialmente el problema de Roma con sus reformas. Creó un ejército profesional permanente que incluía romanos sin tierra. Si bien este nuevo ejército se desempeñó muy bien en el campo de batalla, los soldados no dieron su lealtad al estado sino al general que los condujo a la victoria y les proporcionó el botín de la guerra. Además, esas reformas no lograron aliviar los disturbios sociales.

Cayo Mario

Algunos aristócratas vieron en el descontento popular la oportunidad de ganar poder. Esos formaron los Populares , la facción populista que hizo campaña por la causa de los desafectos. Algunos de los Populares, así como algunos de los Optimates , la facción conservadora, también vieron en el nuevo y profesionalizado ejército de Marius los medios con los que podían ganar poder, ya que (como se indicó anteriormente) los soldados eran más leales a su general que a El estado romano. Generales ambiciosos como Sila utilizaron al ejército en conflictos domésticos; Sila marchó sobre Roma dos veces y se convirtió en dictador gracias al apoyo de los soldados.

Sin embargo, Julio César fue, con mucho, el más exitoso de los generales que utilizaron el ejército para obtener poder político. Después de su éxito en la Galia (58-51 a. C.), sus enemigos trataron de eliminarlo y, por lo tanto, movió su ejército contra la República. Al final de la guerra civil y su victoria sobre Pompeyo, se había convertido en gobernante absoluto del estado romano. Aunque fue asesinado en el 44 a. C., para entonces la República no podía salvarse. Augustus completó lo que César comenzó. Aunque afirmó haber restaurado la República, Augusto se convirtió efectivamente en el primer emperador romano.

Fue un proceso que duró 100 años, más o menos.
La República romana se convirtió en una gran entidad territorial en muy poco tiempo (entre 250 y 140 aC) y la ampliación del asentamiento y el sistema colonial impuso también una renovación en el servicio militar, así como un nuevo reposicionamiento social de la clase emergente de la ” Homo Novus ”(el hombre hecho a sí mismo / político / general militar, a menudo procedente de fuera de Roma).
A comienzos de siglo, nuevas personalidades fuertes como Cayo Mario y Cicerón demostraron que venir de la nobleza romana antigua ya no era un requisito previo para ascender a los más altos rangos de poder. Marius en particular demostró la influencia que tales políticos populares en ascenso tuvieron tanto en el ejército como en las plebeyas. Como resultado, el sistema consular y todo el sistema de control y equilibrio de la República comenzaron a parecer inadecuados para contrarrestar las solicitudes de más poder de esta clase en ascenso. La primera Guerra Civil Romana comenzó cuando una noble expresión de la vieja clase dominante, Lucius Silla, se opuso a Marius en la carrera por el poder. El sistema Doble Consular básicamente colapsó mientras muchos ciudadanos comenzaron a dividirse entre dos partidos, los Populares y los Optimates (tipo de izquierda y derecha de hoy). Silla finalmente ganó la guerra pero la República se corroyó dramáticamente. Poco después, César surgió como líder de los Populares y Pompeo como líder de los Optimates. Comenzó una segunda guerra civil y César ganó. El Senado en este punto casi se vio obligado a darle al nuevo líder (“autoproclamado” Pater Patriae – Padre de la Nación) el papel de dictador perpetuo, una figura política que se suponía que debía ser elegida solo en caso de emergencia extrema y solo para 6 meses. En los pocos años en que el dictador César comenzó básicamente la abolición del sistema de control y equilibrio republicano romano, concentrándose en sí mismo una cantidad de poder sin precedentes. Aún así, Roma era formalmente una República. Después de su asesinato, la nueva (y última) Guerra Civil Republicana vio a Marcus Antonius (César general y sucesor político entre las filas Populares) y Cayo Iulio César Octavio.

Este último, hijo adoptivo de César, ganó la guerra y, solo bajo el control del país, aceptó el papel oficial de Augusto, un nuevo papel político nunca antes asignado. En sus cuarenta años de reinado como primer emperador de Roma, Augusto fue lo suficientemente inteligente como para cambiar por completo la arquitectura política de la República romana, manteniendo la mayoría de sus figuras y roles políticos. El Senado se volvió menos poderoso pero aún importante.

Estoy dividido en esto.

Valoro que la respuesta segura probablemente se deba al colapso de la relación entre Pompeya y Julio César. La popularidad de César con los Plebes y su éxito en la Galia avivaron tanto la ira de Pompeya como los temores del Senado. Con un ejército grande y experimentado muy leal a su persona, César representaba una amenaza para el orden establecido. Su victoria sobre Pompeya, el posterior asesinato, las guerras civiles resultantes y el surgimiento de Octavio (Augusto) de esas cenizas sonaron la sentencia de muerte oficial de la República y los albores del Imperio. Técnicamente, Roma ahora estaba gobernada por un emperador. Si estamos hablando de un imperio como un sistema de gobierno, eso me parece verdadero.

Una segunda forma de considerarlo podría ser el surgimiento de Roma como potencia regional en el Mediterráneo. Antes de que Octavio creara la ilusión de ser el primer ciudadano de Roma, Roma era efectivamente un imperio en el extranjero. Despacharon a Cartago, intimidaron a los griegos, gobernaron Judea, conquistaron la Galia y fueron los dueños de Egipto y el norte de África. Incluso si el Senado elegido gobernaba la República en suelo “italiano”, las legiones romanas aún imponían una dominación más directa en los territorios conquistados. Los enemigos de Roma se enfrentaron a una elección simple: librar una guerra de aniquilación o reconocer el dominio de Roma en una relación definida únicamente por los deseos de la llamada República. Eso suena un poco como una versión antigua de “democracia” en casa / imperio en el extranjero.

FWIW: considero que el primer párrafo es la respuesta del libro de texto, pero las ideas del segundo párrafo ciertamente merecen ser consideradas y consideradas.

La idea básica era organizar todo el mundo “conocido” bajo un gobierno central. De esa manera, si se permitiera a todas las culturas enviar representantes al Senado romano, al menos todas tendrían la oportunidad de encontrar una manera de trabajar juntas sin tener que ir a la guerra cada diez minutos. Una forma mucho más eficiente de hacer negocios, que era el objetivo real, y mucho más seguro para Roma. Roma había sido invadida muchas veces, en sí misma.

Pero se hizo evidente que docenas de culturas diferentes nunca serían un solo “País”. Por otro lado, un imperio de Países separados que operan bajo el control final de Roma, “podría, podría” funcionar.

El actual Senado, por supuesto, tenía una facción que sentía que ceder el poder de un escaño en el Senado de Roma a países no romanos era extremadamente amenazante para la propia Roma. Prefirieron la simple subyugación del resto del mundo, con Roma como “Rey de la colina”.

El problema era que ambas partes en el Senado tenían puntos válidos.

Por Augusto César. Al principio, simplemente acumuló poder bajo el sistema legal previsto por la República (es decir, primero como Senador, luego como Cónsul, luego como Princeps Civitatis (Primer Ciudadano del Estado).

Al final, sin embargo, el resultado fue evidente: si consolidó todo el poder en una figura, y luego se lo pasó a un sucesor, entonces la República efectivamente se volvió inútil, lo que llevó al Imperio (aunque técnicamente era el Principal )

Básicamente, Roma luchó, se defendió, y en el proceso se convirtió en un Imperio.

Más específicamente, hay un evento en el que Roma realmente tomó una decisión algo imperialista. Según Theodor Mommsen, Römische Geschichte, fue decisivo.

Los mamertinos eran una tribu itálica (como los que ya estaban en el Imperio Romano, como los sabinos y los sabellianos), pero en Sicilia y llegaron a involucrarse en una lucha en Sicilia. Apelaron a Roma por ayuda.

El debate fue básicamente “son nuestros hermanos, como cursiva, entendemos su idioma pero no púnico (a menos que lo estudiemos)” vs “está en Sicilia, y posiblemente estén equivocados, por lo que no es asunto nuestro”.

Entonces, luchando en nombre de Mamertines cuando no se atacaron a sí mismos, Roma se involucró en la I Guerra Púnica, que arrastró a Roma a los siguientes y a conquistar más y más de lo que Cartago había conquistado o tratado previamente de conquistar. Hasta que se habían apoderado de todo el Imperio cartaginés, y hasta que, por lo tanto, eran un Imperio.

El Senado se debilitó y el vacío de poder resultante fue llenado por líderes militares que lucharon por el control del ejército. César ganó esta batalla pero pronto fue asesinado. La guerra civil resultante terminó cuando Octavio derrotó a Antonio.

No pagaron el precio de la libertad: vigilancia eterna.

La caída de la república romana

El por qué es bastante simple, en realidad. Querían recursos. Grano para alimentar a su gente, metal para proteger contra otros que querían su comida, etc. Las guerras comienzan como competencias por recursos limitados. Si usted y otro hombre necesitan una dosis única de un antídoto para un veneno que sufren sus dos hijos, ¿lo matarían para tomar el antídoto para su propio hijo? Muchos dirían que sí. Por lo tanto, con recursos de todo tipo, las personas los necesitan para sobrevivir por una razón u otra y luchar por ellos. Algunos tienen la ambición de construir una buena vida para ellos, otros para asegurar el futuro de su gente. Roma construyó un imperio para ganar de manera preventiva cualquier lucha por los recursos.

Roma no se convirtió en un imperio. ROme era la sede del poder del Imperio Romano.

Roma era básicamente el pueblo principal de una de las tribus con lo que ahora llamamos Italia. Poco a poco se expandieron y conquistaron más tribus y, como tal, Roma se hizo más grande. Una vez que toda Italia fue romana, se expandieron para obtener victorias comerciales / weath / militares, etc. y el Imperio creció. Roma seguía siendo el centro de esto.